El primer día: Traballar cas mans

la foto (3)

Será por leira…

Bueno, pues ya estoy instalada en mi casa irlandesa. Estamos un poco en la paila, pero realmente el sitio mola porque es tranquilo y los niños tienen mucho sitio para jugar (zona de asfalto para andar con las bicis y los triciclos, zona de césped con columpios, tobogán y demás…), además a mí me viene de lujo que no sea muy céntrico porque los paseos son seguros y así también puedo practicar con el coche on the other side.

 

Hoy ha sido una puta locura de día. Primer encuentro con los niños, primer paseo, primera tanda de tareas domésticas… La palabra para describir como estoy ahora sería REVENTADA, desde las 7.15 sin parar casi ni un momento… Estoy segura de que hay muchas personas que me rodean que harían lo que hice yo hoy sin despeinarse, pero yo soy una floja. Estou traballando a tope cas mans!!!

 

En general estoy contenta, aunque no tanto con las ideas de los padres, demasiado rancios para mi gusto… Pero es cuestión de irse acostumbrando y de no sacar demasiados temas a debate como el aborto, los gays, etc.

Despido la conexión hasta mañana o el domingo, que me quedo sopas aquí mismo.

la foto (4)

Pub en el que paramos de camino a Wexford, muy mítico, por lo visto.

Comienza el viaje: Let’s go to Ireland!

la foto (1)

Hoy arranca una aventura que, seguro, me marcará de por vida. Me marcho a Irlanda 10 meses como au pair, a cuidar de tres niños que, casi sin duda, serán lo mejor de esta etapa. Viviré en Wellingtonbridge, un pueblo de Wexford (ciudad al sureste de Irlanda con poco más de 150.000 habitantes, es decir, más pequeña que Coruña) donde ya he visto que hay más chicas en la misma situación que yo, así que será fácil conocer gente.

sean-fogarty-saltess_full

Las Saltee Islands, en Wexford. Foto: Sean Fogarty

Me ha costado meses decidirme, pero creo que esta será una experiencia increíble. Llevo días despidiéndome de la familia y los amigos y ha habido lágrimas, tanto por mi parte como por la suya, pero esto no debe tomarse como un drama. No emigro para no volver, ni porque tengo una familia que mantener o una hipoteca que pagar. Simplemente he escogido viajar a otro país durante un tiempo para hacer algo diferente a lo que hacía aquí, que era romperme la cabeza buscando ofertas de empleo, apuntarme a todas y no conseguir nada… El periodismo está mal aquí y en todos lados, pero yo hace tiempo que me conciencié de que lo mío es vocacional y que, me paguen o no, seguiré escribiendo y contando cosas, aunque la profesión que me haga sobrevivir sea otra. Esto no se escoge, o sirves para periodista o no, y yo sé que sirvo, aunque aquí nadie me lo haya demostrado.

Mucha gente me ha dicho que por qué no hacía otro blog para contar mi experiencia, así que aquí lo tenéis. No sé si escribiré todos los días, pero seguro que me divierte hacerlo y a vosotros ver fotos de los pedazo paisajes que tienen por allá. Hablando con una gran jefa que tuve en su día, Alba Barbadillo, me dio la idea para el nombre del blog: Half a pint (media pinta). He tenido que retocarlo porque ya estaba cogido, pero así también queda bonito, ¿no?

Faltan unas horas para mi vuelo, desde Santiago con Aer Lingus… Os echaré muchísimo de menos a todos, pero espero que vengáis a visitarme. C’mon, let’s go to Ireland!